Primavera

Time4VPS - VPS hosting in Europe
0 0 votos
Article Rating

Palabras Claves: reflexión, vida, optimismo

Hace mucho tiempo en un lejano reino, el rey estaba preocupado y también sus consejeros, la corte entera estaba sumida en preocupación. Y asombro.

Las tierras siempre habían sido fértiles y el reino próspero – y no es que esto hubiera cambiado – sino que eventos extraños estaban sucediendo en algunos apartados territorios y las noticias que llegaban a palacio no hacían más que inquietar a aquel monarca.

En las áridas regiones de los confines mismos del reino, en las más lejanas montañas los campos estaban floreciendo ¡en pleno invierno!

En aquellos apartados parajes con trabajo se cultivaban algunos vegetales y los hombres y mujeres tenían que trabajar arduamente para obtener pobres cosechas. Pero este año, en lo más frío del invierno, empezaron a brotar pequeñas plantas donde nunca antes habían surgido, de entre las rocas o incluso en la arena florecían pequeñas flores… y a las pocas semanas esa zona se transformó en un bellísimo jardín, con flores exóticas de hermosos colores, helechos y verde hierba, incluso musgo y hasta pequeños arbustos. Una explosión de vida en la aridez de la tierra y del invierno.

El espectáculo era fascinante, de una gran belleza, sobre todo considerando lo inhóspito del lugar, sin embargo, no dejaba de inquietar a los lugareños, esto no podía ser normal, ¿De dónde había salido tan exuberante vegetación? ¿Sería alguna magia de extraño poder? ¿O tal vez una señal de desventuras futuras? Definitivamente esto no podía estar bien.

La mayor parte de las personas a pesar de sentir gran curiosidad y asombro, al pasar por ahí desviaban la mirada, pretendiendo que el hermoso jardín no estaba ahí, la gente empezó a temerle al sitio, e incluso el gobernador de la región hablaba de embrujos y hechicerías perpetrados por sus enemigos. Al poco tiempo nadie se aventuraba en las cercanías del jardín y los lugareños dejaron de hablar del tema, como si por no verlo o nombrarlo fuera a desaparecer, como a veces hacemos los seres humanos con aquello que nos da miedo o no entendemos.

Pese a todo algunos pocos, aquellos que eran más curiosos (o tal vez los que tenían mayor amor por la vida) se seguían acercando al misterioso jardín y se hacían muchas preguntas, preguntas que tenían que ver con aquellos campos ¿Serían seguros? ¿Podrán cultivarse aquellas plantas? ¿Qué tal si siguen creciendo sin parar?

Pero también – y sobre todo – preguntas que tenían que ver con ellos mismos: ¿Estaré preparado para entrar ahí? ¿Qué hago si encuentro algo peligroso? ¿Seré capaz de cultivar estas plantas que no conozco?

Y los más valientes entre ellos, se dieron cuenta que no tenían respuesta a estas preguntas, ¡y que estaba bien no tenerlas! Así que con cuidado, incluso se podría decir que con cariño, se pusieron a observar atentamente la transformación que ocurría en sus tierras, a mirar y conocer la nueva vegetación, ponían un gran empeño en tratar de entender y cuando nuevas preguntas surgían, se daban cuenta que para muchas tampoco tenían respuesta ¡y que estaba bien no tenerlas!

El tiempo fue pasando y estos hombres y mujeres poco a poco se fueron haciendo amigos de esta nueva faceta de sus tierras y fue curioso cómo fueron enfrentando sus propios temores y preocupaciones. Fue casi mágico darse cuenta que aunque el rey estaba preocupado y también sus consejeros, aunque la gente del pueblo tenía miedo y no hablaba de este sitio, aunque el gobernador de la región hablara de embrujos y hechicería, la tierra, la tierra que antes era árida y desolada, ahora sonreía despreocupada y feliz, sintiendo las cosquillas de los nuevos brotes que seguían surgiendo.

Y los pocos que se dieron cuenta de esto no pudieron hacer otra cosa que sonreír también y enfrentar los retos de esta hermosa y extraña primavera en pleno invierno.

 

LoadingGuardar contenido
Subscribete
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios