Estáis todos rodeados de grandeza

Time4VPS - VPS hosting in Europe
0 0 votos
Article Rating

Palabras Claves: reflexión, solidaridad, altruismo

En Norteamérica hay muchas personas que podrían ser campeones olímpicos, pero que jamás lo han intentado. Yo diría que hay unos cinco millones de personas que podían haberme ganado saltando con pértiga durante los años en que yo ganaba, por lo menos cinco millones. Hombres que eran más fuertes, más grandes y más rápidos que yo, pero que jamás cogieron una pértiga ni hicieron el mínimo esfuerzo para saltar por encima del listón.

Todos estamos rodeados de grandeza. Es fácil ser grande, porque los que son grandes te ayudarán. Lo más fantástico de todas las convenciones a las que acudo es encontrarme con los más grandes de la actividad que sea, compartir sus ideas, sus métodos y sus técnicas. He visto cómo los grandes especialistas ofrecen sus conocimientos para enseñar a los jóvenes cómo ellos consiguieron triunfar. No se esconden nada y he comprobado que lo mismo sucede en el mundo de los deportes.

Jamás olvidaré la vez que yo intentaba superar la marca establecida por Dutch Warmer Dam Como yo estaba casi treinta centímetros por debajo de su marca, lo llamé por teléfono.
—Dutch, ¿puedes ayudarme? —le pregunté—. Tengo la impresión de no
poder saltar más alto.
—Claro, Bob, ven a verme y te explicaré todo lo que sé.

Pasé tres días con el maestro, el campeón mundial de salto con pértiga, y durante ese tiempo Dutch me ofreció todo lo que él sabía. Yo estaba haciendo mal algunas cosas y él intentó corregirlas. Para abreviar, que salí ganando veinte centímetros. Aquel deportista modelo me regaló lo mejor que tenía. He comprobado que los campeones y héroes deportivos están bien dispuestos a ayudarte para que tú también llegues a ser grande.

John Wooden, el gran entrenador de baloncesto de la Universidad de California en Los Ángeles, piensa que lo que se espera de él es que día a día ayude a alguien que jamás puede devolverle el favor, y que hacerlo es su obligación.

Cuando preparaba su tesis universitaria sobre la defensa en el fútbol americano, George Allen presentó un trabajo de treinta páginas que envió a los principales entrenadores de los Estados Unidos. El ochenta y cinco por ciento de ellos le contestaron.

La disposición a compartir, característica de los grandes, es lo que hizo de George Allen uno de los mayores entrenadores de fútbol del mundo. Los verdaderamente grandes comparten sus secretos. Búscalos, llámalos por teléfono o lee sus libros. Ve adonde ellos estén, ponte en contacto, habla con ellos.

Cuando te acercas a los grandes, es fácil ser grande.

 

LoadingGuardar contenido
Subscribete
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios